Hierro y Ruggeri recordaron una divertida anécdota de cuando eran compañeros